Nutrientes que contribuyen a favorecer una correcta higiene oral en el paciente con disfagia

01 Oct 2021

Dra. Yomara Batista Guerra Logopeda del Servicio Canario de Salud. Experta en Neurorehabilitación, disfagia y rehabilitación de la voz

La boca es la entrada principal a nuestro cuerpo, por lo que el estado en la que se encuentre va a repercutir en la salud integral. Cuando cuidamos la salud bucodental estamos cuidando nuestra salud general. Una cavidad oral sana es aquella que presenta labios hidratados, encías rosadas y distendidas, mucosa bucal húmeda, dientes limpios y alineados, sin falta de piezas con buena sujeción a la encía y una lengua hidratada sin restos de placa blanca. 

Existen signos de alerta de una boca insana como encías enrojecidas, mal aliento, boca seca, heridas, sangrado de encías, caries, placa bacteriana y cálculo. 

El paciente con disfagia con falta de eficacia en la deglución puede llevar asociada una situación de desnutrición y deshidratación que no sólo influye y perjudica a su salud general sino también a su salud oral.  

Proporcionar a nuestro cuerpo alimentos de forma frecuente que posean los nutrientes necesarios para fortalecerlo va a beneficiar que presentemos una boca más sana unida a una correcta higiene oral. Por ello, mantener una dieta equilibrada es un factor clave que influye de forma directa en la protección de nuestra cavidad oral.  

Los nutrientes y alimentos que favorecen el buen estado de nuestra boca son: 

  • Calcio: fundamental para tener unos dientes fuertes y sanos que favorecerán una adecuada masticación y trituración de los alimentos; lo que facilitará la eficacia del proceso deglutorio. Lo encontramos en quesos, cervezas, garbanzos, almendras, etc. 

  • Flúor: consumido de forma moderada protege de la aparición de caries y refuerza el esmalte. Las sardinas, el pollo, las cebollas y las lentejas son algunos de los alimentos que contienen este mineral. 

  • Fósforo: protege y reconstruye el esmalte dental. Se puede encontrar en alimentos ricos en proteínas como carne, pescado, marisco, nueces y huevos. 

  • Vitaminas: ayudan a mantener sanas las encías y mucosas de la boca además de mineralizar el esmalte de los dientes y mantener el ph de la saliva. También previene la boca seca y ayuda a cicatrizar rápidamente cualquier herida en la boca. Hay multitud de alimentos que contienen estas vitaminas, como las frutas, los lácteos, así como las verduras y las carnes. 

  • Agua: ayuda a mantener la humedad estable de la boca y estimular la producción de saliva.  La saliva es un protector natural compuesto en un 99% de agua que contribuye al control de la colonización de bacterias y hongos, lubrica la boca, humedece los labios, lucha contra las caries, ayuda a nuestros dientes a la masticación y a la lengua en la elaboración y propulsión del bolo pudiendo ingerir los alimentos con mayor facilidad. Recuerda que alimentos como el melón, la sandía y la piña contienen gran cantidad de agua. 

Existen algunos alimentos y bebidas que son agresivas para tu boca como los dulces, las bebidas azucaradas, el café, el té, las salsas como el vinagre y el kétchup, los cítricos, el alcohol, etc. Esto no significa que debas sacarlos de tu dieta pero, si reducir su consumo y realizar un adecuado cepillado después de su ingesta.  

Un montón de recomendaciones nutricionales, artículos y consejos para cuidar de tus pacientes.
saber más
Bienvenidos a Fresenius Kabi
Soy Paciente
Entrar
Soy Profesional
Entrar
La información de esta página web está dirigida exclusivamente a profesionales sanitarios , por lo que requiere una formación especializada para su correcta interpretación. Por favor, absténgase de entrar en caso contrario.
Acceso sólo para Profesionales
La información de esta página web está dirigida exclusivamente a profesionales sanitarios , por lo que requiere una formación especializada para su correcta interpretación. Por favor, absténgase de entrar en caso contrario.