Esclerosis múltiple y disfagia

31 Ago 2022
Huesca

Dr. Alfredo Zamora Mur

Especialista en geriatría del Hospital Sagrado Corazón de Jesús.

Las personas que conviven con enfermedades crónicas como la esclerosis múltiple (EM), no están exentos, desafortunadamente, del riesgo que supone desarrollar otra comorbilidad. 

Algunas estadísticas indican que alrededor del 40% de las personas diagnosticadas con EM presentan atragantamientos silentes, sintomatología propia de la disfagia.  

Pero…¿Qué es la disfagia? 

La disfagia es una alteración o dificultad en la deglución debido a que su eficacia y seguridad están alteradas. Puede producirse por un proceso agudo, algo puntual, o por el contrario puede ser algo progresivo producido por el envejecimiento o por la presencia de otras enfermedades. 

Con la llegada de la disfagia, los síntomas de una malnutrición se hacen más evidentes. Hecho que dificulta el correcto aporte de todos los nutrientes al organismo y acelera las consecuencias de enfermedades como la EM.  

En estas situaciones donde confluyen disfagia y esclerosis múltiple los datos no son muy alentadores.  

  • Solo un 20% de pacientes con esclerosis múltiple presenta un estado nutricional satisfactorio, pudiendo existir una relación entre el grado de discapacidad y la aparición de este problema, ya que en grados de discapacidad mínima no hay casos de desnutrición.  

  • Si se suma la prevalencia de comorbilidades como la disfagia el número de afectados por desnutrición aumenta. 

Afectaciones por disfagia 

 La disfagia compromete la capacidad para alimentarse y para hidratarse de las personas que la padecen, por lo que su aparición es un catalizador de la aparición de cuadros de desnutrición y deshidratación en las personas que la padecen. 

Asimismo, la alteración que provoca esta enfermedad en la eficacia de la deglución da paso a ciertas complicaciones respiratorias graves, como pueden ser los atragantamientos, las infecciones respiratorias y hasta la muerte. 

Para las personas que padecen tanto disfagia como esclerosis múltiple es necesaria la intervención terapéutica para disminuir las consecuencias de la coexistencia de las patologías. Algunas de estas prácticas las puede aplicar el paciente como un hábito cotidiano. 

Recomendaciones nutricionales  

Alimentos aconsejables 

Observación: Evitar ternillas, huesecillos y nervios.  

  • Texturas homogéneas (cremas, purés, triturados)  

  • Yogures (sin trozos de fruta), natillas, flan  

  • Carnes y pescados blandos cortados en trozos pequeños, cocidos en salsa (tomate, mayonesa)

Alimentos poco aconsejables 

  • Texturas mezcladas (pisto de verduras, menestra, arroz, ensaladas) 

  • Dobles texturas (sopas- elementos líquidos y sólidos-) 

  • Alimentos fibrosos (espárragos, alcachofas) 

  • Legumbres enteras  

  • Alimentos con piel (alubias, lentejas, garbanzos, pimiento) 

  • Especias (tomillo, romero, perejil) 

  • Frutas que desprenden agua (naranja, mandarina, melón, sandía) 

  • Frutos secos 

Alimentos desaconsejables 

Observación: En general, evitar alimentos muy secos y crujientes que se desmenuzan en la boca. 

  • Cereales, muesli, texturas muy secas 

  • Pan integral, con semillas o tostado 

  • Torreznos, patatas fritas y chips 

  • Jamón o quesos duros  

 Recomendaciones generales 

Observación: Utilice tenedor o cuchara; siguiendo las recomendaciones particulares respecto al tamaño del cubierto, a la carga de alimento, al tamaño de cada trozo y a las adaptaciones para facilitar la autoalimentación. 

Observación: La cabeza debe colocarse ligeramente en flexión para tragar con la espalda correctamente alineada y apoyada sobre el respaldo de la silla. 

Observación: Las personas que se alimenten a través de una gastrostomía, como la PEG también deben recibir la alimentación sentados. 

  • Ambiente relajado, sin distracciones ni prisas 

  • Higiene oral y dental después de cada comida 

  • Permanecer sentado o de pie tras la ingesta (no tumbado), al menos 30 minutos  

  • No utilizar pajitas ni jeringas 

  • No hablar mientras se ingiere alimentos 

  • No comer ni beber si está adormilado o agitado  

  • Evitar hiperextensión de cabeza 

  • Esperar a que la boca esté limpia y sin residuos antes de la siguiente cucharada 

  • Los alimentos deben tener la temperatura adecuada  

  • Debe comer sentado y fuera de la cama de ser posible

Bibliografía 

(1) Pericot I, Montalban X. Esclerosis múltiple. Medicina Integral, Vol. 38, Núm. 1, Junio 2001, 18-24 

(2) R. Terré, F. Orient-López, D. Guevara-Espinosa, S. Ramón-Rona, M. Bernabeu-Guitart, P. Clavé-Civit. Disfagia orofaríngea en pacientes afectados de esclerosis múltiple. Rev neurol 2004; 39:707-710 

(3) Zabay C, Sánchez S, Casalilla M. Prevalencia de desnutrición en afectados de esclerosis múltiple que reciben tratamiento rehabilitador en los hospitales de día de la Fundació Esclerosi Múltiple. Revista Científica de la Sociedad Española de Enfermería Neurológica: SEDENE. 2013; 38: 42-47 

(4) Fernández Peral Silvia y Alonso Fernández Alba M. La disfagia en la esclerosis múltiple: Prevención y actuación en atragantamientos. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Secretaría de Estado de Servicios Sociales e Igualdad. Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso). Disponible en: https://www.imserso.es/InterPresent2/groups/imserso/documents/binario/600098_disfagia_esclerosis.pdf

Un montón de recomendaciones nutricionales, artículos y consejos para cuidar de tus pacientes.
saber más
Bienvenidos a Fresenius Kabi
Soy Paciente
Entrar
Soy Profesional
Entrar
La información de esta página web está dirigida exclusivamente a profesionales sanitarios , por lo que requiere una formación especializada para su correcta interpretación. Por favor, absténgase de entrar en caso contrario.
Acceso sólo para Profesionales
La información de esta página web está dirigida exclusivamente a profesionales sanitarios , por lo que requiere una formación especializada para su correcta interpretación. Por favor, absténgase de entrar en caso contrario.