Recomendaciones nutricionales para niños en tratamiento oncológico

31 Mayo 2022
Albacete

Dr. Carlos Marcilla Vázquez

Médico especialista en pediatría del Hospital General Universitario Albacete. 

La pediatría es uno de los campos más sensibles en la medicina. Los niños y las niñas, al igual que el resto de los seres humanos están expuestos a las afecciones de distintas patologías.  

En el caso del cáncer infantil es alarmante conocer que en la actualidad es la segunda causa de mortalidad pediátrica. En gran medida porque un alto porcentaje de estos pacientes se encuentran en riesgo de desnutrición. 

Este riesgo suele aparecer por múltiples factores asociados al tipo de tumor, a su localización o a su tratamiento. 

  • Los casos en los que las personas presentan un tumor sólido en estadios avanzados (leucemias, linfomas de alto riesgo o tumores en cabeza y cuello), el riesgo de desnutrición es mayor. 

  • Aquellas personas cuyo tratamiento implica cirugías, radioterapia a nivel abdominal, quimioterapia o una combinación de los anteriores, también suelen estar expuestos a la desnutrición. 

Además de la patología de base, la desnutrición acarrea graves consecuencias en el corto o el largo plazo. 

Consecuencias a corto plazo 

  • Pérdida de masa muscular y masa magra. 

  • Mayor estrés psicológico y susceptibilidad a infecciones.  

  • Menor tolerancia a la quimioterapia y una peor respuesta a la misma o retrasos en su administración. 

Consecuencias a largo plazo 

  • Afectación del crecimiento y talla final. 

  • Retraso en la maduración y mineralización ósea. 

  • Disminución en la supervivencia a largo plazo o peor calidad de vida. 

De modo que una correcta valoración del estado nutricional es vital para conocer los síntomas asociados y el tratamiento antineoplásico, que permite calcular las necesidades nutricionales en función del tipo de tumor. El tipo de valoración es la misma que se aplica a cualquier otro niño y debe realizarse de manera periódica. 

Consejos para los padres sobre la nutrición del niño oncológico 

  • Fraccionar la dieta (ofrece comidas más frecuentes y de menor volumen), distribuidas a lo largo del día. 

  • Ofrecer los alimentos más calóricos y nutritivos en aquella comida en que el niño tiene mayor apetito. 

  • Realizar comidas en un ambiente agradable y tranquilo. 

  • Ser flexibles y comprensivos con el cambio de sus gustos, pero sin permitir una alimentación monótona e insuficiente. 

  • Hacer partícipe al niño de la planificación y la preparación de los platos. 

  • Utilizar alimentos suaves y aromáticos y evitar otros picantes o fuertes como ajo, pimentón, etc. 

  • Cuidar la presentación y la variedad de los platos, que sean vistosos y atractivos: ofrecer volúmenes pequeños, adornar los platos con guarniciones de colores atractivos. 

  • No forzar a ingerir aquellos alimentos a los que el niño tenga aversión. 

Observación: 

En aquellos niños en que no se consigue alcanzar el estado nutricional deseado pueden ser necesarias otras medidas como: 

  • Suplementos de nutrición enteral (si no se alcanzan los requerimientos energéticos estimados, pero presenta adecuada ingesta oral). 

  • Nutrición enteral por sonda, solo si se objetiva pérdida de peso con incapacidad para alcanzar por boca los requerimientos energéticos estimados < 5 días o presencia de mucositis grave. 

  • Nutrición parenteral en los casos de alteración de la absorción intestinal o incapacidad e intolerancia enteral durante más de 5 días, vómitos o diarreas graves, pancreatitis grave o íleo paralítico. 

 

 

Un montón de recomendaciones nutricionales, artículos y consejos para cuidar de tus pacientes.
saber más
Bienvenidos a Fresenius Kabi
Soy Paciente
Entrar
Soy Profesional
Entrar
La información de esta página web está dirigida exclusivamente a profesionales sanitarios , por lo que requiere una formación especializada para su correcta interpretación. Por favor, absténgase de entrar en caso contrario.
Acceso sólo para Profesionales
La información de esta página web está dirigida exclusivamente a profesionales sanitarios , por lo que requiere una formación especializada para su correcta interpretación. Por favor, absténgase de entrar en caso contrario.