Mi hijo es diabético, ¿qué pautas nutricionales debo seguir?

01 Oct 2021
Madrid

Dra. Maria Sanz Especialista en endocrinología pediatrica en el Hospital Gregorio Marañon.  

El debut de la diabetes siempre es un momento difícil pues, además de la aceptación psicológica de la enfermedad, se necesita asumir rápidamente el conjunto de tratamientos que requiere. Posiblemente sea la modificación de hábitos o costumbres alimentarias uno de los cambios que más cuesta llevar a cabo. Se debe evitar utilizar el término dieta o alimentación especial para diabéticos. En el caso de los niños con diabetes es importante que la alimentación sea lo más similar posible a la de los niños de su edad.

En un niño con diabetes es importante tener en cuenta los siguientes objetivos:

  • Evitar los episodios de hipoglucemia (glucemia baja) e hiperglucemia (glucemia elevada). El equilibrio adecuado entre los tres pilares del tratamiento (insulina, alimentación y actividad física) ayudará a conseguirlo.
  • Fomentar un equilibrio nutricional que favorezca un crecimiento óptimo y el mantenimiento del índice de masa corporal en niveles adecuados.
  • Preservar la dimensión de la comida: en sus vertientes social, cultural y placentera.
  • Educar al paciente y a su familia en hábitos de vida saludables.

El manejo nutricional es importante que sea: individualizado, saludable y apto para toda la familia.

El aporte energético diario de los “niños diabéticos” debe ser similar al de los “no diabéticos”, varía con la edad y la actividad física, por lo que debe ser revisado de forma periódica. En la medida de lo posible, se ajustará la cantidad de insulina a la alimentación y no a la inversa.

La distribución de las calorías debe ser 50-55% en forma de hidratos de carbono (principalmente complejos con no más de un 10% de refinados), 25-35% de grasas (menos del 10% de grasas saturadas y ácidos grasos trans) y 15-20% de proteínas de alta calidad.

El planteamiento inicial debe fundamentarse en el papel de la alimentación como base para mejorar la calidad de vida y disminuir el riesgo de complicaciones de la diabetes.

  • Hacer énfasis en la presencia diaria de alimentos vegetales frescos como frutas, verduras y hortalizas: acelga, espinacas, lechuga, berenjena, calabacín, judía verde, etc.
  • Preferir los alimentos integrales y naturales en lugar de alimentos ultraprocesados.
  • Reducir tanto como sea posible (cuanto menos mejor) la presencia de alimentos con azúcares añadidos y los cereales refinados como bollería, pan blanco o pastas, pues incrementan la glucemia de forma muy rápida. Así se reducen los “picos” de glucemia después de las comidas.
  • El consumo de zumos no debe ser una tónica habitual como tampoco debiera ser en el caso de personas sanas.

La infancia es la mejor época para la formación de correctos hábitos alimentarios. La familia, la escuela, el comedor escolar, los amigos y los medios de comunicación pueden jugarun importante papel. Aprender a comer bien es una parte fundamental del control de la diabetes.

Un montón de recomendaciones nutricionales, artículos y consejos para cuidar de tus pacientes.
saber más
Bienvenidos a Fresenius Kabi
Soy Paciente
Entrar
Soy Profesional
Entrar
La información de esta página web está dirigida exclusivamente a profesionales sanitarios , por lo que requiere una formación especializada para su correcta interpretación. Por favor, absténgase de entrar en caso contrario.
Acceso sólo para Profesionales
La información de esta página web está dirigida exclusivamente a profesionales sanitarios , por lo que requiere una formación especializada para su correcta interpretación. Por favor, absténgase de entrar en caso contrario.