¿Cómo tratar la enfermedad celíaca y la desnutrición en el niño?

26 Mayo 2020
Madrid
Enfermedad celíaca y la desnutrición en el niño: ¿cómo tratarla?

Dra. Raquel Vecino

Especialista en Gastroenterología y Nutrición infantil del servicio de Pediatría del Hospital Clínico San Carlos en Madrid.

 

La enfermedad celíaca es un trastorno originado por un fallo del sistema inmunitario que afecta a varios sistemas del organismo. Se produce con la ingesta de gluten, que no es tolerada, provocando que el sistema inmune responda y la mucosa del intestino delgado acabe dañada.

Existe un componente genético, por lo que es más frecuente en determinadas familias, y se caracteriza por una amplia gama de signos y síntomas, una respuesta de autoanticuerpos específicos medibles en sangre y una enteropatía (daño en los enterocitos del intestino delgado).

¿Cómo se produce la desnutrición en el niño celíaco?

Los enterocitos son las células que forman la capa interna de la pared del intestino, la mucosa. A través de la mucosa el intestino delgado lleva a cabo su función principal que es la absorción de nutrientes. Para aumentar la superficie de absorción la mucosa presenta una arquitectura muy particular formando pequeñas proyecciones (las vellosidades intestinales). En los celíacos, la inflamación producida en la mucosa por el fallo del sistema inmune produce la destrucción progresiva de las vellosidades que se van acortando y el aplanamiento de la mucosa provocando una atrofia intestinal.

Inicialmente se produce el déficit por malabsorción de uno o varios micronutrientes (vitaminas y/o minerales) pero, si el daño es severo o persistente, puede producir una pérdida de macronutrientes (proteínas, grasas y azúcares) que desemboca en desnutrición. Los factores que influyen en la magnitud del déficit nutricional son la edad, la localización del daño en la mucosa intestinal, el grado de malabsorción y el tiempo de evolución hasta que se diagnostica. El niño es especialmente susceptible a la desnutrición en comparación con el adulto por estar en continuo crecimiento, especialmente más pequeños. Cuando se establece una dieta sin gluten estricta se consigue la curación del intestino y se restablece la absorción de nutrientes.

Nutrientes deficitarios

El déficit de nutrientes está relacionado con el grado de atrofia que presente el tramo del intestino delgado (duodeno, yeyuno o íleon) en el que habitualmente se absorban. En la enteropatía por enfermedad celíaca sobre todo se afecta el intestino delgado proximal, el duodeno, donde se absorben el hierro, el cinc y el calcio. Si la enteropatía se extiende más allá, se puede producir malabsorción de otras vitaminas (A, D, E, K, B12, B6) y minerales (selenio y cobre).

  • El déficit nutricional más frecuente en el niño celíaco es el déficit de hierro, que si se prolonga en el tiempo produce anemia. La anemia producida por déficit de ácido fólico o de vitamina B12 es menos frecuente. El déficit grave de esta última vitamina también puede producir alteraciones neurológicas.
  • El déficit de vitamina D y calcio también son frecuentes y pueden favorecer la progresiva descalcificación de los huesos y aumentar el riesgo de fractura.

En casos graves de celiaquía se pueden encontrar déficit de vitamina E, vitamina K, cinc y cobre.

  • La vitamina E es un agente antioxidante y su deficiencia favorece que lo glóbulos rojos se rompan y se produzca anemia, además de afectar a la función de los nervios.
  • Cuando hay niveles bajos de vitamina K se altera la coagulación y predispone a las hemorragias.
  • El déficit de cinc favorece el retraso en el crecimiento, mayor riesgo de infecciones y alteraciones de la piel.
  • El déficit de cobre se asocia a baja producción de glóbulos rojos (anemia) y de glóbulos blancos (favoreciendo las infecciones), además de retraso en el crecimiento.

En los casos graves de niños pequeños con intensa diarrea, puede producirse un déficit significativo de macronutrientes. El niño pierde masa grasa y musculatura, con caída del peso y del tono muscular y es frecuente la distensión del abdomen. En los casos de pérdida importante de proteínas se pueden producir edemas (se hinchan las extremidades).

¿Cómo se trata la desnutrición en el niño celíaco?

Todo niño diagnosticado de enfermedad celíaca, independientemente de su grado de desnutrición, necesita una dieta estricta sin gluten para eliminar la inflamación y lograr que poco a poco se cure la mucosa intestinal. Si además presenta déficit de micronutrientes pueden ser necesarios suplementos de hierro o vitaminas, aunque sin la curación de la mucosa no serán eficaces porque no se absorberán adecuadamente. En los casos que se asocie intolerancia a lactosa, puede precisar eliminar la lactosa de la dieta transitoriamente. En los casos de desnutrición grave, especialmente, en niños pequeños al debut de la enfermedad, se puede considerar el uso de fórmulas poliméricas sin gluten y sin lactosa. A medida que se vaya recuperando el intestino y mejorando el estado nutricional, se irá normalizando la dieta excepto por la exclusión permanente del gluten.

Un montón de recomendaciones nutricionales, artículos y consejos para cuidar de tus pacientes.
saber más
Bienvenidos a Fresenius Kabi
Soy Paciente
Entrar
Soy Profesional
Entrar
La información de esta página web está dirigida exclusivamente a profesionales sanitarios , por lo que requiere una formación especializada para su correcta interpretación. Por favor, absténgase de entrar en caso contrario.
Acceso sólo para Profesionales
La información de esta página web está dirigida exclusivamente a profesionales sanitarios , por lo que requiere una formación especializada para su correcta interpretación. Por favor, absténgase de entrar en caso contrario.